separador
Comparte esta nota:

El arte de aprovechar el tiempo libre del niño

El tiempo libre es un tiempo para vivir, para crecer, para aprender, para descansar y recuperar fuerzas; en definitiva, un tiempo que debe enriquecer a la persona. Las posibilidades que se abren ante nuestros hijos, ya sean niños o se encuentren en la adolescencia, se multiplican durante los fines de semana: practicar deportes, leer, adquirir nuevas aficiones o dedicar más tiempo a las cosas que más le gustan, y sobre todo, estar en familia y organizar planes todos juntos.

El tiempo libre de nuestros hijos (como el nuestro) ha de cumplir una triple misión: ha de ser un tiempo de descanso, diversión y desarrollo. Y sino, estaremos perdiendo el tiempo en vez de aprovecharlo. Al hablar de "tiempo libre" nos referimos, sobre todo al tiempo disponible, al tiempo no ocupado por las actividades escolares ni asignado a otras obligaciones. Durante el transcurso, el tiempo disponible no es muy amplio aunque, resulta muy fácil perderlo a pesar de ser tan poco.

Sin embargo, el que queda durante los fines de semana, y las vacaciones exige una atención particular por parte de la familia y del colegio. Hay que evitar el peligro de que se destruya en poco tiempo lo que se ha venido construyendo con mucho esfuerzo durante la semana: hábitos de trabajo, de esfuerzo intelectual y progreso en valores. Es preciso que este tiempo disponible se dedique a realizar esa multitud de actividades enriquecedoras al alcance de la mano de cualquiera.

Saber aprovechar el tiempo libre es algo con lo que nuestros hijos no nacen: lo aprenden.

Ideas para disfrutar el tiempo libre en familia

  • Armar un rompecabezas.
  • Leer un cuento o ver un libro de imágenes o fotografías.
  • Diseñar en plastilina un tema como por ejemplo: la granja, el sistema solar, el colegio etc.
  • Mostrar a los chicos una fotografia para que estos la observen por varios minutos. Luego taparla y hacer preguntas sobre la información que contiene la foto.
  • Ver un buen video apto para toda la familia.
  • Jugar a las adivinanzas.
  • Meterse en la cocina y hacer algo divertido y sabroso para los chicos como galletas o un postre.
  • En un día soleado, salir a caminar o a dar un paseo en cicla.
  • Los juegos de mesa son una excelente opción, escoja uno apto para grandes y chicos.
  • Sacar los álbumes familiares y recordar tiempos y anécdotas pasadas.
  • Ir a cine.
  • Armar una carpa en la sala de la casa con sábanas, cojines etc. para simular un "camping".
  

Fuente: ACI

©Todos los Derechos Reservados 2007| Familia & Empresa Consultores S.C.